Ironía: la sabiduría de CFK

26 de marzo de 2010
Retocado el 30 de octubre de 2010

Siglos atrás, la ciencia parecía algo indivisible. Luego, los campos de investigación se fueron fraccionando y en la actualidad no son muchas las personas que pueden demostrar su sapiencia en un número importante de disciplinas.

Una de esas personas vive en la Argentina. Aplicando alguna metodología que desconocemos, CFK ha obtenido conocimientos de lo más diversos, que comparte con nosotros desde cualquier atril.

Algunas enseñanzas

Éstas son sólo algunas de las numerosísimas enseñanzas de CFK:

  1. Si una mujer ocupa el puesto de Presidente de la Nación, ese cargo pasa a denominarse "de Presidenta de la Nación". Lo mismo vale para el cargo de Ministro.
  2. La soja es un yuyo que crece en cualquier parte.
  3. La carne de cerdo tiene efectos afrodisíacos.
  4. Para referirse a la posición de una persona situada detrás de la línea de otra, esta última debe decir "detrás mío".
  5. Quien difiere la difusión televisiva de goles de fútbol hasta un domingo por la noche los está secuestrando, como se ha secuestrado (en la Argentina) a miles de personas.
  6. Un Senado que no aprueba una designación propuesta por la Presidente de la Nación es destituyente.
  7. "Mesura" debe interpretarse como "censura".
  8. La expresión "servicio doméstico" invoca la idea de personas domesticadas.

Un reconocimiento anticipado

Los méritos intelectuales de CFK fueron reconocidos anticipadamente por el Poder Ejecutivo Nacional, cuando era ocupado por el extinto Néstor Kirchner. Lo hizo en su decreto 1038/04 (Boletín Oficial del 11/08/04), cuyo tercer considerando expresa:

Que la doctora Cristina FERNANDEZ de KIRCHNER, por sus cualidades personales y su condición de Senadora Nacional, es la persona indicada para desempeñar el cargo de Presidenta Honoraria de la Comisión Ejecutiva del III Congreso Internacional de la Lengua Española.

Con la sensatez y la objetividad que lo caracterizaban, el ex presidente percibió que CFK no era sólo una de las varias personas que podrían presidir el Congreso indicado sino "la" persona indicada. Además, siguió las enseñanzas de su esposa al rebautizar como "de Presidenta Honoraria" al cargo "de Presidente Honorario" del Congreso. Como si el decreto hubiera sido redactado por CFK.

Los detractores

Algunas personas se han atrevido a descalificar las opiniones de CFK con argumentos como éstos:

  1. Según la Real Academia Española, se denomina "presidenta" a una mujer que preside, pero el cargo que ocupa no deja de ser el de "presidente".
  2. La soja es una planta leguminosa y también el fruto de ella, mientras que un yuyo es una hierba (en la Argentina, una "mala hierba").
  3. No está comprobado que el consumo de carne porcina tenga efectos afrodisíacos.
  4. El Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia indica explícitamente que es incorrecto decir "detrás mío" y que en lugar de ello debe decirse "detrás de mí".
  5. Una cosa es diferir la difusión televisiva de goles y otra cosa es secuestrar y asesinar personas.
  6. Si la Constitución requiere que el Senado apruebe determinadas propuestas de candidatos a ocupar cargos públicos es porque los Constituyentes lo consideraron necesario. El trámite de confirmación de un postulante no puede ser "destituyente" porque no se puede destituir a quien todavía no ha sido designado. Además, la palabra "destituyente" no está aceptada por la Real Academia y el Senado no depende del Poder Ejecutivo.
  7. Dos palabras no tienen significados equivalentes porque rimen. Mesura significa "moderación". Censura, no.
  8. "Doméstico" no es un participio del verbo "domesticar". Significa "relativo a la casa o al hogar". Es empleado doméstico el que trabaja en una casa.
  9. Néstor Kirchner debió tener el decoro de no afirmar que CFK era "la" persona indicada para presidir el III Congreso de la Lengua, por no menos de dos razones. Una es que la destinataria del elogio era su propia esposa. Otra es que podía haber otras personas más calificadas para ese cargo (tal vez, Ernesto Sabato).

Seguramente, la enunciación de estas críticas es parte de una conspiración para destituir a CFK, organizada por Elisa Carrió, Julio Cobos, El Grupo Clarín, el diario La Nación, la Real Academia Española y el Partido Judicial. Cabe esperar su refutación por la propia CFK, por los intelectuales de Carta Abierta y 678 y por pensadores de la talla de Amado Boudou, Jorge Capitanich, Diana Conti, Luis D'Elía, Aníbal Fernández, Carlos Kunkel, Guillermo Moreno, Hugo Moyano, Hebe Pastor de Bonafini, Miguel Ángel Pichetto, Florencio Randazzo y Agustín Rossi. Si me he olvidado de alguno, le pido me disculpe.

Los homenajes que faltan

A esta altura de los acontecimientos, está claro que CFK merece ser designada "Doctora Honoris Causa" por la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo.

Y no estaría mal que la Municipalidad de El Calafate designase "Villa Cristina" al conjunto de los terrenos municipales adquiridos en esa localidad por CFK, su marido, familiares y amigos. Con esto, se reconocería la trayectoria de nuestra Presidente (perdón, "de nuestra Presidenta") y también se le agradecería por el enorme beneficio económico que, para los habitantes de "su lugar en el mundo" significó la recepción (por parte de la Municipalidad) de $ 7,50 (siete pesos con cincuenta centavos) por cada metro cuadrado.