Opinión: la AFIP y el lavado de dinero (algo huele mal)

10 de febrero de 2010
Actualizado 14 de febrero de 2011

La Navidad de 2008 vino con un regalo para evasores, mafiosos, traficantes de drogas y de valijas, ladrones comunes, coimeros, defraudadores y otros delincuentes. Se trató de la sanción, impulsada por Cristina Fernández de Kirchner, de la ley 26.476, que estableció un régimen de "exteriorización de la tenencia de moneda nacional, extranjera, divisas y demás bienes en el país y en el exterior" (comunmente denominado ley de blanqueo).

Esto, a pesar del "queremos traje a rayas para los evasores" (Néstor Kirchner, 25 de mayo de 2003).

Quienes se acogieron a ese régimen y pagaron un impuesto especial, no estuvieron obligados a informar a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) ni la fecha en que adquirieron los activos "blanqueados" ni la forma en que lo hicieron.

No obstante, cada blanqueo implicó la exteriorización de activos que con anterioridad habían sido ocultados al fisco y que podrían haber tenido origen en actividades delictivas, en cuyo caso el blanqueo habría constituido la última de una serie de actividades orientadas al lavado de activos.

El inciso 15 del artículo 20 de La ley 25.246 obliga a la AFIP a informar operaciones sospechosas de lavado de dinero a la Unidad de Información Financiera (UIF). Por otra parte, en el punto II del anexo I de su resolución 7/03, la UIF estableció explícitamente que la AFIP debe reportar cualquier operación sospechosa de lavado de dinero que ese organismo detecte en el ejercicio de sus funciones. No es necesaria la comprobación de un delito, basta con la sospecha.

Por lo tanto, cabía esperar que la AFIP envíase a la UIF un número importante de "reportes de operaciones sospechosas" (ROS).

En una carta de lector de enero de 2009, manifestábamos nuestra esperanza de que las autoridades de la AFIP no olvidasen la obligación recién apuntada, pero a la fecha se conocen estos números:

Algo huele mal en la AFIP, cuyo titular (Ricardo Echegaray) debería dar alguna explicación creíble.